10 disciplinas de un hombre santo

Entrena en el gimnasio de Dios.

Hombres, nunca llegaremos a ninguna parte de la vida sin disciplina, y doblemente en materia espiritual. Ninguno de nosotros es inherentemente justo, de modo que las instrucciones de Pablo con respecto a la disciplina espiritual en 1 Timoteo 4: 7–8 adquieren una urgencia personal: “Entrénate para la piedad; porque mientras que el entrenamiento corporal es de algún valor, la piedad es valiosa en todos los sentidos, ya que es una promesa para la vida presente y también para la vida venidera.” Esa palabra “entrenar” proviene de la palabra griega de la que derivamos gimnasio. Por lo tanto, te invito al gimnasio de Dios, ¡a un dolor y una gran ganancia!

1. Disciplina de la pureza.

La sensualidad es el mayor obstáculo para la piedad entre los hombres cristianos. ¡La caída del rey David no solo debe instruirnos sino también asustarnos de la sensualidad! Llénate con la Palabra de Dios; memoriza pasajes como 1 Tesalonicenses 4:3-8, Job 31:1, Proverbios 6:27, Efesios 5:3-7 y 2 Timoteo 2:22. Encuentra a alguien que te ayude a mantener tu alma fiel a Dios. Una mente pura es imposible si miras la televisión y las películas sin pensar, o visitas sitios web pornográficos (1 Tesalonicenses 4:3-7). Desarrolla la conciencia divina que sostuvo a José: “¿Cómo, entonces, puedo hacer esta gran maldad y pecado contra Dios?” (Génesis 39:9).

2. Disciplina de las relaciones.

Para ser todo lo que Dios quiere que seas, ¡pon un poco de sudor santo en tus relaciones! Si estás casado, necesitas vivir Efesios 5:25–31: “Esposos, amen a sus esposas, como Cristo amó a la iglesia y se entregó por ella” (v. 25). Para aquellos que son padres, Dios provee un ejercicio en una oración acre: “Padres, no provoquen a sus hijos para que se enojen, sino criadlos en la disciplina y la instrucción del Señor” (Efesios 6:4). Las relaciones no son opcionales (Hebreos 10:25); nos permiten desarrollar lo que Dios quiere que seamos y aprender y vivir más efectivamente la verdad de Dios.

3. Disciplina de la mente.

El potencial de poseer la mente de Cristo (1 Corintios 2:16) introduce el escándalo de la iglesia de hoy: los cristianos que no piensan cristianamente, dejan nuestra mente indisciplinada. El apóstol Pablo entendió esto muy bien: “Lo que sea verdadero, lo que sea honorable, lo que sea justo, lo que sea puro, lo que sea hermoso, lo que sea digno de elogio, si hay alguna excelencia, si hay algo digno de elogio, piensa en estas cosas” (Filipenses 4:8). Cada ingrediente es una cuestión de elección personal. Nunca puedes tener una mente cristiana sin leer las Escrituras con regularidad porque no puedes ser influenciado por aquello que no conoces.

4. Disciplina de la devoción.

Leer la Palabra de Dios es esencial, pero la meditación interioriza la Palabra y responde: “Deseo hacer tu voluntad, oh Dios mío” (Salmos 40:8). Más allá de instrucciones como Efesios 6:18–20, hay dos grandes razones para orar. Cuanto más expongamos nuestras vidas al ardiente sol de la vida justa de Cristo, más se quemará su imagen en nuestro carácter. La segunda razón es que la oración doblega nuestras voluntades a la voluntad de Dios. Muchos hombres nunca tienen una vida devocional efectiva porque nunca la planean; Nunca exponen sus vidas a su luz pura.

5. Disciplina de la integridad.

Difícilmente podemos exagerar la importancia de la integridad para una generación de creyentes tanto como el mundo en la conducta ética. Pero los beneficios de la integridad (carácter, conciencia clara, intimidad profunda con Dios) sostienen su importancia. Debemos dejar que la Palabra de Dios dibuje nuestras líneas de conducta. Nuestro discurso y nuestras acciones deben ser intencionales (Proverbios 12:22; Efesios 4:15), y respaldadas por el coraje de mantener nuestra palabra y defender nuestras convicciones (Salmos 15:4). Un viejo dicho lo resume: “Sembrar un acto, cosechar un hábito. Sembrar un hábito, cosechar caracter. Sembrar un caracter, cosechar un destino”

6. La disciplina de la lengua.

“Si alguien piensa que es religioso y no se calla la lengua, pero engaña su corazón, la religión de esta persona no vale nada” (Santiago 1:26). La verdadera prueba de la espiritualidad de un hombre no es su capacidad para hablar, sino más bien su capacidad para contener la lengua. Ofrecida a Dios en el altar, la lengua tiene un poder asombroso para el bien. Debe haber una constante oración y resolución para disciplinarnos a nosotros mismos: “Quien guarda la lengua guarda su alma”.

7. Disciplina de trabajo.

Nos encontramos con Dios, el Creador, como trabajador en Génesis 1:1–2:2. Ya que “Dios creó al hombre a su propia imagen” (1:27), la forma en que trabajamos revelará cuánto permitimos que la imagen de Dios se desarrolle en nosotros. No hay distinción secular / sagrada; toda obra honesta debe hacerse para la gloria de Dios (1 Corintios 10:31). Debemos recuperar la verdad bíblica de que nuestra vocación es un llamamiento divino y, por lo tanto, ser liberados para hacerlo por la gloria de Dios.

8. La disciplina de la perseverancia.

Hebreos 12: 1–3 presenta una imagen de perseverancia en cuatro órdenes. ¡Despojar! “Deja a un lado todo peso, y el pecado que se aferra tan estrechamente” (v. 1). Eso incluye acosar el pecado, y cualquier otra cosa que dificulte. “¡Correr! con resistencia la carrera que se nos presenta” (v. 1). Cada uno de nosotros puede terminar nuestra carrera (ver también 2 Timoteo 4:7). ¡Atención! “Mirando a Jesús, el fundador y perfeccionador de nuestra fe” (v. 2). Nunca hubo un milisegundo que no confiara en el Padre. ¡Considerar! Nuestra vida debe ser gastada considerando cómo vivió Jesús (v. 3).

9. Disciplina de la Iglesia.

No tienes que ir a la iglesia para ser cristiano; No tienes que ir a casa para estar casado. ¡Pero en ambos casos, si no lo haces, tendrás una relación muy mala! Nunca alcanzarás tu plena virilidad espiritual, ni tu familia alcanzará su madurez espiritual sin un compromiso con la iglesia. Encuentra una buena iglesia, únete a ella y comprométete con ella de todo corazón. Tu participación debe incluir apoyo financiero, pero también debe incluir dar tu tiempo, talentos, experiencia y creatividad para la gloria de Dios.

10. Disciplina de dar.

¿Cómo podemos escapar del poder del materialismo? Al dar de un corazón lleno de la gracia de Dios, como los creyentes en Macedonia que “se entregaron primero al Señor” (2 Corintios 8:5) aquí es donde debe comenzar la entrega de la gracia. Dar desarma el poder del dinero. Aunque las donaciones deben ser regulares, también deben ser espontáneas y responder a las necesidades. Y deben ser alegres: “Dios ama al que da con alegría” (2 Corintios 9:7). Y Jesús dijo: “Más bienaventurado es dar que recibir” (Hechos 20:35).

Mientras nos esforzamos por cumplir en las disciplinas de un hombre piadoso, recuerda, junto con Pablo, lo que nos da energía para vivirlas: “No yo, sino la gracia de Dios que está conmigo” (1 Corintios 15:10).

 

----------------------------------------------------------------------------------------

R. Kent Hughes (DMin, Trinity Evangelical Divinity School) es un pastor emérito de College Church en Wheaton, Illinois, y profesor visitante de teología práctica en el Seminario Teológico Westminster en Filadelfia, Pensilvania. Hughes también es fundador de Charles Simeon Trust, que lleva a cabo conferencias de predicación expositiva en toda América del Norte y en todo el mundo. Se desempeña como editor de la serie de la serie de comentarios Predicando la Palabra y es el autor o coautor de muchos libros. Él y su esposa, Bárbara, viven en Wyncote, Pennsylvania, y tienen cuatro hijos y un número cada vez mayor de nietos.

 

Devocional Diario

Ver Todo